Compartir

El tiempo estable, soleado y veraniego se impondrá este fin de semana de cambio de estación, puesto que el verano se marchará en la madrugada del domingo (a las 3.54, hora peninsular) para dar paso al otoño. Las temperaturas estarán entre cinco y 10 grados más de lo normal en casi toda España, con los termómetros por encima de los 35 grados en los valles del Guadalquivir, el Guadiana y el Ebro.

Una de las portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Delia Gutiérrez, explicó este viernes a Servimedia que esta situación se debe a la influencia de un anticiclón que se situará en las proximidades del norte de la Península Ibérica, de manera que mantendrá “la atmósfera estable y con poco viento”, al tiempo que entrará flujo del este. “El viento del Mediterráneo está muy caliente en esta época”, precisó.

Las temperaturas subirán el sábado en toda la península salvo el tercio este y el domingo en Canarias y gran parte de la mitad norte peninsular. Los termómetros marcarán entre 35 y 39 grados en el cuadrante suroeste y el valle del Ebro, algo que se producirá en nueve capitales de provincia: Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Huelva, Lleida Sevilla, Toledo y Zaragoza.

“El domingo habrá entre cinco y 10 grados por encima de los valores normales en prácticamente todo el país salvo la franja próxima al Cantábrico y del mar de Alborán, e incluso más de 10 grados en puntos del interior del norte peninsular”, apuntó Gutiérrez.

La meteoróloga indicó que la situación meteorológica de este fin de semana ofrece “mucha certidumbre” en el sentido de que “se estabiliza la atmósfera y subirán las temperaturas con valores elevados para la época del año”, en tanto que lloverá en la tarde del domingo solamente en el área cantábrica.

SÁBADO

El verano se despedirá este sábado con tiempo estable sin precipitaciones en toda España, ya que se esperan cielos poco nubosos o despejados excepto en el extremo norte peninsular y la zona de Alborán, donde habrá intervalos de nubes bajas matinales, y el norte de Canarias y Baleares, donde aparecerán intervalos nubosos.

Las temperaturas aumentarán en gran parte del oeste y el norte de la península, sobre todo en Galicia y el área cantábrica, donde el ascenso será de entre seis a ocho grados más respecto a este viernes. Las capitales más calurosas serán Badajoz, Córdoba y Sevilla (38ºC); Toledo (36) y Cáceres y Zaragoza (35).

En cuanto al viento, habrá régimen de alisios en Canarias y de levante en el Estrecho, donde tenderá a fuerte o con intervalos de fuerte, mientras que en el resto del país serán flojos.

DOMINGO

El otoño llegará este domingo con mucho sol en prácticamente todo el país, aunque en el Cantábrico y el alto Ebro se incrementará la nubosidad en la segunda mitad del día y en esas zonas podría aparecer alguna precipitación débil a últimas horas.

Las temperaturas subirán en Canarias y en gran parte de la mitad norte peninsular, y se situarán claramente por encima de las habituales en buena parte de la península y en las islas orientales de Canarias. De hecho, serán entre 10 y 15 grados superiores a las habituales en puntos del norte de Castilla y León, La Rioja y Navarra, y de 5 a 10 grados en el resto de la península, salvo zonas del litoral.

Las capitales más calurosas del domingo serán Córdoba (39ºC), Badajoz y Sevilla (38), Zaragoza (37) y Caceres, Huelva, Lleida y Toledo (36).

Este domingo continuarán los intervalos de viento fuerte de levante en el Estrecho y se esperan rachas fuertes del noreste en las islas occidentales de Canarias.

PRÓXIMA SEMANA

Por otro lado, Gutiérrez indicó que el próximo lunes “empezará a refrescar en el tercio norte peninsular”, donde se espera “una bajada significativa” de las temperaturas. Ese “alivio” se extenderá el martes al este de la península y el miércoles a la mitad sur, de manera que en la segunda mitad de la semana que viene serán más cercanas a los valores habituales de finales de septiembre.

El tiempo estable seguirá la próxima semana en gran parte de España, salvo en el área mediterránea y, al principio y al final de la semana, en el Cantábrico, donde podría llover débil y ocasionalmente. Es muy posible que la atmósfera del Mediterráneo se vaya inestabilizando progresivamente, por lo que no se descartan precipitaciones en esa zona, que podrían ser fuertes en puntos de la Comunidad Valenciana a partir del amrtes.

En cuanto a Canarias, las temperaturas se mantendrán o aumentarán y continuarán siendo significativamente altas probablemente hasta el jueves, e iniciarán un descenso a partir del próximo viernes.