Compartir

Los investigadores de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Málaga han determinado el origen del tapón de tierra que cubría a Julen en el interior del pozo de Totalán, en el que falleció. Según ‘Diario Sur’, los agentes han concluido tras visionar durante largas horas la grabación que un robot hizo del interior del hueco fatal, que fue el propio niño quien causó el tapón en su caída y los intentos de rescate.

Más allá de este examen y diagnóstico visual, de los 16 archivos fotográficos y 23 vídeos del interior del hueco letal con los que se cuentan, la confirmación llegará con un análisis de los restos de tierra que ya se está realizando en el laboratorio.

A la espera del resultado, el documento que se ha traslado al juzgado de Málaga que instruye el caso, confirma que la composición del terreno es “hetereogénea”, y el pozo presentaba zonas duras con paredes lisas y otras más blandas. Así, según fuentes consultadas por  ‘ABC’, el niño de dos años habría arrastrado materiales de las paredes irregulares del propio pozo hasta las profundidades, ya que no estaba encamisado con ningún tubo para asegurarlo.

La abogada de los padres del pequeño, Antonia Barba García, avanzó este jueves que la formación del tapón  fue “fortuita” y estaba compuesto por “material del propio pozo”.