Compartir

La Audiencia de Granada ha comenzado a juzgar al joven de 29 años detenido en 2017 por asestar 26 puñaladas a una joven de 14 años con la que mantenía una relación sentimental, abandonándola en una casa en obras. Al día siguiente fue rescatada con vida por los vecinos.

El joven, que se enfrenta a una pena de 56 años de prisión, ha reconocido los hechos asegurado que solo quería “darle un susto”.

Días antes de la agresión la madre de la chica de 14 años logró una orden de alejamiento como medida cautelar, algo que no se cumplió, tal y como informa el ‘Ideal’.

El detenido la llevó a una casa y ante la negativa de ella a retomar la relación, sacó una navaja de ocho centímetros y cometió la agresión. Según ha dicho, se marchó de la vivienda cuando pensó que la joven estaba muerta.

La joven declaró desde otra sala afirmando que “me quitó el pantalón, lo rajó, me dijo que me iba a dejar embarazada y me apuñaló”,