Compartir

Al menos 41 personas de las 78 que viajaban a bordo de un avión ruso han fallecido tras realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Sheremetievo, en Moscú, por un incendio.

Según ‘ABC’, entre las víctimas se encuentran dos niños y hay seis personas hospitalizadas, dos de ellas en estado grave. Las autoridades investigan las causas del mortal suceso.

El vuelo Moscú-Murmansk de la compañía Aeroflot se incendiaba este domingo por la tarde y según ha informado la agencia Interfax, “el avión informó de un problema a bordo y se dispuso a efectuar un aterrizaje de emergencia. No lo consiguió en el primer intento y en el segundo, el tren de aterrizaje impactó contra la pista, al igual que el morro del aparato, y se produjo el incendio”.

Al parecer un rayo impactó en la aeronave, desatando el incendio fatal, aunque algunos supervivientes cuentan que los pilotos decidieron volver por los problemas técnicos que tenía el avión.

Según los vídeos colgados en las redes sociales, las llamas se desataron tras impactar la aeronave contra el suelo.

En los vídeos se puede ver además cómo los ocupantes que lograron abandonar la nave a tiempo fueron evacuados por un tobogán de emergencia, mientras la parte trasera ardía.