Quantcast

Un acusado de maltrato habitual a su pareja lo niega y la culpa de agredirle

Un hombre acusado de maltrato habitual, coacciones y detención ilegal, por unos hechos cometidos, presuntamente, en diciembre de 2019 contra su entonces pareja, ha negado cualquier culpabilidad y la ha responsabilizado a ella de haberle agredido a él.

Lo ha hecho en el juicio celebrado en la sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, en el que su abogado ha alegado que, de forma subsidiaria, se aplique la atenuante de drogadicción si, finalmente, su cliente es considerado culpable.

En su escrito de calificación, el Ministerio Público reclama diez años y siete meses de prisión para este hombre que, presuntamente, maltrataba de forma habitual a su pareja, a la que un día, según la fiscal, encerró en casa, en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), y agredió hasta dejarla inconsciente.

La afectada consiguió salir a la vía pública en pijama y descalza para pedir auxilio tras un encierro, que, según Fiscalía y la acusación particular, se produjo entre el 29 y el 30 de diciembre, tras convivir juntos durante año y medio.

La Fiscalía sostiene también que el acusado tuvo una actitud “constantemente agresiva y controladora” sobre la mujer, dándole golpes cuando ella discrepaba o le recriminaba algo y quitándole las llaves para impedir que saliera a la vía pública. También, según el Ministerio Público, le controlaba el móvil.

LA MUJER SE RATIFICA

En su declaración, la mujer se ratificó en los hechos denunciados. “Él me pegaba habitualmente”, ha expuesto en un testimonio en el que ha confirmado que el hombre consumía drogas, pero que no lo había hecho el día en el que se produjo la agresión.

Aunque ratificó que el día 30 salieron juntos a la calle –después de culparle a él de esconderle las llaves para que no pudiese salir de casa– explicó que no pudo escapar porque el acusado la llevaba “cogida de la mano”. También afirmó que ese día llevaba escrita una nota con la intención de que alguien llamase a la Policía, pero que no tuvo oportunidad de darla en el supermercado al que salieron por la mañana.

Ese mismo día, después de localizar las llaves debajo de un cojín, y tras una presunta agresión por parte del acusado en la que, según su relató, él le tiró una maleta a la cabeza y le dio “dos puñetazos” en ella hasta que cayó inconsciente, salió a la calle y pidió ayuda, una vez que logró recuperarse.

Preguntado por el hecho de que la mujer saliese en pijama y descalza, el procesado sostuvo que no sabía el motivo. “Tiene actuado de forma histérica”, argumentó en una declaración en la que admitió discusiones con la víctima y explicó que el día 30 ella le golpeó con una lámpara.

Esto fue admitido por la mujer que explicó que lo hizo para poder escapar de él tras la agresión sufrida. El hombre aseguró también que su expareja le golpeó, entre otros motivos, porque él tenía una relación con otra chica.

Comentarios de Facebook