Compartir

La Justicia boliviana ha decretado orden de prisión para un hombre que violó durante 12 años a su hija con la que llegó a tener dos hijos y a la que obligaba a abortar en La Paz. La joven confesó que era víctima de sus abusos sexuales pero asegura que guardó silencio para proteger a sus hermanas.

La víctima, de 25 años de edad, ha denunciado que sufrió las agresiones de su padre durante 13 años, fruto de las cuales tuvo dos hijos, de 10 y 2 años. Según su relato, su progenitor primero le golpeaba y luego llevaba a cabo sus violaciones.

Según la Fiscalía del país, el individuo, Gregorio R.A, está acusado de un delito de “violación agravada”. El juez ordenó su entrada en prisión preventiva por considerar que “existirían los suficientes indicios” de que el acusado es autor de los abusos. El Ministerio Público asegura que existe peligro de fuga y obstaculización.

Aimore Álvarez, fiscal Departamental de Tarija, apuntó que tras la audiencia judicial el acusado ingresó en una cárcel de la región al sur de Bolivia.