Compartir

Los hechos sucedieron en Brasil.

Las cámaras de seguridad de un comercio captan como tres atracadores intentan robar en el interior de un colmado.

Los delincuentes apuntan con armas a los clientes, a los que colocan en uno de los lados del establecimiento, sin saber que uno de ellos es un policía vestido de paisano.

En un descuido de uno de los atracadores, el policía desenfunda su arma y dispara a quemarropa contra uno de los rateros, que cae suelo tras recibir el impacto de la bala.

Desafortunadamente, el hombre murió.

Posteriormente, la Policía consiguió arrestar a sus compinches.