Compartir

La final de la Champions registro numerosos incidentes tanto dentro como fuera de España. Uno de ellos tuvo lugar en Palma de Mallorca. Tras la victoria del Madrid en Cardiff, un joven se encaramó al monolito que hay en la Plaza del Rey Juan Carlos I.

Varios de los aficionados presentes decidieron grabar el suceso. Allí también estaba la Policía, ordenándole que descendiera, mientras que otros muchos madridistas le gritaban “Vamos Manolo, sigue”. El joven no hizo caso a los agentes, incluso se atrevió a saludar a 'su' público. 

Finalmente, el joven cayó de espaldas, desde más de cuatro metros, golpeándose contra la fuente y posteriormente contra el agua

Según el Diario de Mallorca, el hombre tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital de Son Espases, donde lo exploraron y comprobaron que no sufría heridas de gravedad.