Compartir

Chase Owen, un menor de 13 años, se encuentra en coma etílico en un hospital de Exeter (Reino Unido) después de que sus compañeros lo obligaran a beber alcohol para formar parte del grupo de los 'chicos más populares'. 

Varios de sus compañeros de colegio llevaron a clase botellas de Coca Cola rellenas de vodka e hicieron que Chase bebiera todo lo posible con el fin de pertenecer a este grupo y así reírse de él. 

Los médicos confirmaron que había ingerido dos veces más del límite de alcohol en sangre legal permitido para conducir

Al enterarse, los padres publicaron unas fotos de su hijo en el hospital, donde permanece ingresado. “En estos 13 años que llevo de padre, este es el peor momento de mi vida”, comentaron al Daily Mail

Además, han hecho públicas las fotos con el fin de advertir a otros padres de los peligros de la presión social que reciben los “más débiles”. “Estaba tratando de impresionar a unos chicos para encajar con ellos y a su vez estaba a punto de morir”, dijo la madre.