Compartir

La cámara de un vehículo que circulaba por el condado de Crawford, en Arkansas, grabó el momento en que una niña de cuatro años cayó de un autobús en marcha sin que nadie se diera cuenta.

En el vídeo puede verse cómo la puerta trasera del autobús se abre y la menor, que permanece enganchada a una manivela durante unos segundos, cae al vacío, quedando inmóvil en mitad de la carretera. A diferencia del conductor de autobús, el dueño del vehículo que grabó las imágenes se bajó para ayudar a la niña.

Se trata de Ryan Ciampoli, un bombero estadounidense que detuvo su vehículo, recogió a la pequeña de la carretera y llamó a una ambulancia. 

La menor tuvo que ser hospitalizada. El golpe le produjo una fractura en la mandíbula, por lo que tendrá que ser intervenida. 

El conductor del autobús regresó a los 15 minutos cuando se percató de lo sucedido.