Compartir

Una mujer de 65 años y su hija de 45 han sido halladas muertas en el interior de una sauna en la localidad de Jacin, en Praga. Las dos mujeres se encontraban en casa de un amigo cuando decidieron hacer uso de las instalaciones.

Nada más entrar a la sauna, el tirador de la puerta cayó al suelo y ambas quedaron atrapadas. Pese a los intentos por salir a través de la puerta y de una ventana, las dos mujeres fallecieron a causa del extremo calor. 

Tras 90 minutos, el dueño de la casa se extrañó de que tardaran tanto en salir, por lo que acudió a verlas. Al llegar, ya nada se pudo hacer por ellas. Estaban muertas en el suelo. 

Los servicios de emergencias acudieron al lugar de los hechos, pero tan sólo pudieron certificar el fallecimiento. Ahora, la policía ha abierto una investigación, en la que la autopsia será clave para determinar las circunstancias de la muerte.