Compartir

Según informaciones vertidas por el diario El Mundo, en la tarde de ayer, un francotirador, miembro de la brigada especial de la Gendarmería Nacional, disparó su arma por accidente durante un discurso del presidente François Hollande.

Los hechos sucedieron durante un acto celebrado en la estación de Villognon (Charente), en referencia a la inauguración de una nueva línea ferroviaria de alta velocidad que une Paris y Burdeos.

Uno de los francotiradores que velaba por la seguridad del presidente disparó su arma por accidente. Al parecer, el policía, al cambiar de posición, tropezó y su arma se disparó.

La bala alcanzó a dos asistentes, a un camarero y a un invitado, ambos fueron heridos en las piernas  por las esquirlas del proyectil. Los dos afectados se encuentran fuera de peligro.

Testigos aseguran que ninguno de los presentes dio importancia al estruendo causado por el disparo, tan sólo el presidente, que interrumpió su discurso para decir: “Espero que no se trate de nada serio“.

Al enterarse de que se habían producido dos heridos, Hollande acudió a interesarse por su estado. 

Fuentes del Elíseo han afirmado que se trata de un accidente que no ha tenido graves consecuencias pero que se abrirá una investigación para esclarecer lo sucedido.