Quantcast

Muere tras ser atacado por 5 perros en Alicante

Según informaciones del rotativo Levante, el pasado sábado, un hombre de 66 años murió a causa del ataque de una jauría de cinco perros de raza peligrosa.

Los hechos sucedieron en una finca situada en la localidad de Beniarbeig (Alicante). 

Como consecuencia de los mordiscos, el hombre sufrió importantes desgarros en piernas, brazos y cabeza. La autopsia reveló que la causa de la muerte fue debida a una abundante pérdida de sangre.

Fue el hijo de la víctima quien encontró el cuerpo sin vida de su padre. Preocupado por no tener noticias suyas, decidió dar una vuelta por los alrededores en su busca. El panorama fue desolador. Se encontró a su progenitor tirado en el suelo, lleno de sangre provocada por las heridas de las dentelladas de los canes.

La Guardia Civil acudió al lugar de la tragedia y comprobó que la muerte podría haber sido causada por el ataque de varios animales; las huellas que había en el suelo así lo indicaban.

Se realizaron investigaciones para conocer si en la zona se habían producido otros ataques con similares características. Algunos testigos señalaron una finca cercana al lugar de la tragedia, donde convivían varios perros de raza peligrosa.

La Guardia Civil se desplazó hasta el lugar. El propietario de la finca reconoció que tenía algunos perros y se los mostró a los agentes. Los canes eran de razas mestizas de pitbull y bulterrier. Ninguno presentaba manchas de sangre, pero uno estaba empapado, como si lo hubiesen lavado recientemente. El propietario alegó que se acababa de caer a la piscina.

Sólo uno de los perros tenía el chip identificativo. El dueño carecía de la documentación, autorización y seguros pertinentes de ninguno de los animales, por lo que éstos fueron requisados y trasladados a un centro de acogida, donde uno de los cuidadores sufrió un mordisco en una de sus piernas.

Efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Xàbia tomaron muestras de ADN de cada uno de los perros, que se cotejarán con las muestras recogidas en el cuerpo de la víctima. Si las muestras coinciden, el propietario de los perros podría enfrentarse a una acusación de homicidio por imprudencia.

Comentarios de Facebook