domingo, 27 septiembre 2020 3:50

Dos años de prisión por fomentar en Twitter el machismo y el terrorismo

La Audiencia Nacional ha condenado a Jordi Moya Hernández, de 21 años, a dos años de prisión, acusado de enaltecimiento del terrorismo y delitos de odio.

El joven fomentaba la violencia machista, en la red social Twitter, con mensajes del estilo: “53 mujeres asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parecen con la de putas que hay sueltas“, u otros como: “Este año finalizará con 56 asesinadas, no es buena marca pero se hizo lo que pudo, a ver si en 2015 doblamos esa cifra, gracias“. 

El acusado también se posicionó a favor del terrorismo yihadista, incluso deseó que se produjera un atentado en la Puerta del Sol durante las campanadas de fin de año. “Ya no se ven atentados como los del 11S, estos de la yihad no valen, si van a masacrar a gente que lo hagan con estilo, vuelve Bin Laden“, escribió el joven Moya. 

Tampoco perdió la ocasión de bromear con la muerte de Marta del Castillo, “Marta del Castillo era feminista y se tiró al río porque las mujeres se mojan por la igualdad“, apuntó en otro tuit.

La respuesta de los usuarios no se hizo esperar y la cuenta de la Policía Nacional se llenó de mails denunciando las palabras de tuitero. Dos particulares presentaron denuncias en las comisarías de Zamora y Santa Cruz de Tenerife. 

La Policía procedió a cancelar la cuenta de Moya. Éste comenzó a utilizar una segunda a espaldas de la ley. “Ya la he maltratado, tú eres la siguiente“, escribió el tuitero bajo la foto de una mujer maltratada, en su nueva cuenta.

Durante el proceso judicial, lejos de arrepentirse por sus desafortunados comentarios, el acusado se excusó alegando que su intención era la de “sensibilizar a la gente del problema de la violencia de género, lacra que el acusado considera muy grave. Esta palabras, como las publicadas por el acusado en Twitter, dejaron al Tribunal “perplejo“.

Según los jueces, los comentarios son difíciles de catalogar como broma o humor negro y, su intención es la de ensalzar este tipo de acciones. Es por ello que Moya ha sido condenado a dos años de prisión.