Compartir

Las imágenes de un médico rozando sus genitales contra la cara de una mujer dormida en el pasillo de un hospital de Perú han indignado a las redes sociales. El médico en cuestión, Javier Mauricio Cuba, reconoció los hechos y ha renunciado a su puesto de trabajo en la Clínica Peruana América en Trujillo. 

Según la persona que grabó las imágenes, los hechos sucedieron hasta en tres ocasiones, sobre las 3.30 de la madrugada. La mujer estaba tumbada sobre las sillas del pasillo de la clínica porque tenía a un familiar ingresado. 

Al ser descubierto, el médico intentó disimular, pero ya había sido grabado. Javier Mauricio Cuba comenzó a trabajar en dicha clínica hace ocho meses, en el turno de noche, donde se quedaba junto a dos vigilantes y seis enfermeras, que no vieron nada extraño, aseguran medios locales.