Quantcast

El escalofriante testimonio de una superviviente del hotel sepultado en Italia

Giorgia Galassi, de 22 años, fue una de las 9 personas rescatadas con vida después de que la nieve sepultase el hotel Rigopiano la semana pasada.

La joven ha declarado al Corriere della Sera que, tras el terremoto y los temblores que se habían producido por la mañana, muchos huéspedes esperaban en el vestíbulo del hotel para ser evacuados

Galassi estaba junto a su novio Vincenzo, de 25 años, en el recibidor del hotel, cuando se produjo la tragedia. “Estaba convencida de que vendría un golpe final, tenía miedo. (…) Entonces cayó todo a nuestro alrededor y no entendía nada“. Ha explicado la joven Italiana.

Tras la avalancha, perdió el sentido. Al despertar estaba aturdida y desorientada. La joven afirma que estaba todo oscuro y que no podía escuchar nada. “Sin luz y no podía oír ningún sonido. Había eco y Vincenzo me explicó que era el efecto de la nieve que actuaba como una especie de caja de resonancia. (…) Tenía la sensación de estar encerrada en una caja, con nieve por encima, que amortiguaba cualquier ruido. No pude oír nada durante todo el tiempo, solo otras voces procedentes del interior

Los sepultados trataron de abrirse camino, entre los restos de nieve, ayudados por las linternas de sus teléfonos móviles. Se animaban unos a otros para mantenerse serenos. Giorgia continúa con su testimonio. “Perdí la noción el tiempo. Todos los niños se portaron muy bien. Nunca les oí llorar“. Ella sí lo hizo.También resalta la valentía de su novio: “Nos animaba a todos, no sólo a mí. Mantuvo a todo el grupo fuerte. De vez en cuando le oía tatarear unas pocas canciones, lo hacía para mantenernos tranquilos“. 

La situación era extrema, no tenían nada para comer y la estructura del hotel parecía que se iba a vencer por los chirridos del metal. “Lo único que comíamos era hielo. Teníamos mucho y eso nos mantuvo en marcha. La adrenalina nos quitó el hambre. (…) Perdí la noción del tiempo y aún no lo he recuperado, creo que duró dos días, tal vez un poco más“. Asegura la italiana.

El viernes por la mañana por fin escucharon las primeras excavadoras y voces desde el exterior. “Preguntaban quien estaba allí. Estaban tratando de averiguar quién estaba abajo y respondimos con nuestros nombres. La italiana exaltada por la situación gritó: “¡Soy Giorgia, y estoy viva! (…) Fue la cosa más bonita que he dicho nunca“, concluye la joven.

Tras 58 horas sepultadas por la nieve, Giorgia fue rescatada con vida.

Todavía se mantiene la búsqueda de nuevos supervivientes.

Comentarios de Facebook