Compartir

Una mujer de 41 años y su hija de 10 años han tenido un accidente en Asturias, en la carretera AS-22, cayendo a un terraplén de siete metros. La madre se puso muy nerviosa ante la situación por lo que fue la niña la que tuvo que llamar a los servicios de emergencia y consiguió que las rescatasen.

El accidente tuvo lugar sobre las 20:15 del pasado miércoles por causas aún desconocidas. La niña decidió llamar a emergencias con el móvil y seguir las instrucciones que le daban.

El coche quedó atrapado bajo la maleza y tan solo a metro y medio del río Suarón. Los servicios de rescate lograron rescatarlas gracias a que la niña tocaba la bocina para ayudar al personal a localizar a ambas. También consiguió ayudarles sobre el estado en el que se encontraban y las explicaciones del lugar en el que sucedió el accidente.

A través de la señal GPS que consiguió mandar la menor, consiguieron focalizar el lugar en un territorio concreto, aunque el espacio era amplio por lo que las explicaciones y los detalles que aportó la niña fueron esenciales para conseguir rescatarlas.

Ahora, madre e hija se encuentran ingresadas en el hospital de Jarrio pero parece que están en buen estado.