Compartir

Efectivos de la Guardia Civil han hallado el cadáver de un joven en un huerto de naranjos de la ciudad de Castellón, en las proximidades de la Basílica de Lledó.

Según fuentes de la Policía el joven “fue asesinado y enterrado después“. 

La Policía ha arrestado a tres sospechosos por su posible relación con los hechos. 

Fuentes de El Periódico Mediterráneo apuntan que los tres ya han sido interrogados y han pasado la noche recluidos en comisaría.

El crimen podría estar relacionado con un ajuste de cuentas, vinculado con el tráfico de drogas, aunque todavía no se ha establecido ni las causas de la muerte y la relación de los arrestados con el fallecido.

El cadáver podría pertenecer a Miguel N. de 24 años de edad y vecino del barrio de San Lorenzo de Castellón, desaparecido desde el pasado 6 de enero.

Desde su desaparición, amigos y familiares habían colgado carteles con su fotos por diferentes partes de la ciudad.