Compartir

El atentado ocurrido el pasado 31 de diciembre en una discoteca de Estambul situada junto al Bósforo, y que dejó 39 fallecidos y 65 heridos, ha sido reivindicado por el Estado islámico a través de un comunicado.

El ataque ocurrió durante la celebración de Año Nuevo. Un hombre vestido de Papá Noel atacó sobre la una y cuarto de la madrugada la discoteca matando a los guardas de acceso para después continuar con la matanza en el interior del local en el que en ese momento se encontraban entre 500 y 600 personas. Tras vaciar el cargador del arma, la dejó allí y huyó del lugar.

El atacante provocó 65 heridos y 39 fallecidos, de los cuales al menos 11 eran turcos, 24 extranjeros y 4 sin identificar.

La policía turca ha emitido una foto del posible autor de la matanza que se encuentra en busca y captura. El atentado ya ha sido reivindicado por el Estado Islámico, según ha publicado El País, a través de un comunicado: “En continuación de las sagradas operaciones que el Estado Islámico está llevando acabo contra el protector de la cruz, Turquía, un heroico soldado del califato golpeó uno de los más famosos club nocturnos donde los cristianos celebran su festivo apóstata“.