Compartir

Un taxista malagueño ha sido condenado a siete años de prisión por abusar sexualmente de una chica de 19 años bajo los efectos del alcohol. Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 1 de noviembre del año 2011.

La agredida y una amiga cogieron el taxi para volver a casa. Una de ellas se bajó antes y la otra continuó su trayecto. El taxista decidió desviarse y llegar a un camino oscuro y solitario. Se bajó de su asiento y fue hacia la parte trasera del coche, bajándole los pantalones a la víctima y realizándole tocamientos.

Al llegar a casa, la chica decidió contarles todo lo sucedido a sus padres. Éstos decidieron llevarla al hospital y denunciar todo lo ocurrido.

La chica relata que debido al estado de embriaguez que sufría, era incapaz de defenderse frente al taxista y tan solo podía decirle que le dejara en paz para que acabase con las agresiones. En cambio, el hombre dijo que se trataron de relaciones consentidas. Los informes psicológicos y las pruebas practicadas han determinado que se trató de una violación y que en ningún caso las relaciones fueron consentidas por chica debido al estado en el que se encontraba.