Compartir

Tras el ataque a una multitud en un mercadillo navideño de Berlín, la policía alemana detuvo a un paquistaní de 23 años sospechoso de la masacre donde han muerto doce personas y cincuenta han resultado heridas.

Ahora, las autoridades creen que el sospechoso no es el responsable del suceso, según ha informado este martes el diario 'Die Welt', citando a fuentes de seguridad.

Según aseguran, “tenemos al hombre equivocado”, por lo que el verdadero autor del ataque seguiría fugado y podría ser peligroso.

En una rueda de prensa junto al alcalde de Berlín, el jefe de Policía de la capital alemana, Klaus Kandt, ha dicho que “las comprobaciones no han terminado y no podemos confirmar si el detenido era el conductor”, por lo que se procederá a analizar las huellas dactilares y las muestras de ADN que se encuentran en el camión. 

A través de Twitter, la Policía ha informado que el detenido, un solicitante de asilo procedente de Pakistán que llegó al país en diciembre de 2015, niega los hechos. “El sospechoso detenido temporalmente niega los cargos. Por tanto, estamos especialmente alerta”, publican tanto en alemán como en inglés.