Compartir

Sarah Hicks es una joven australiana de Melbourne que fue acosada durante su etapa del colegio cuando pesaba 78 kilos. Según relata el diario 'Daily Mail', el padre llegaba a hacer comentarios relativos al peso de la joven. Su novio fue el punto de inflexión en su vida, ya que Sarah bajo de peso para satisfacer los deseos de su pareja que quería que tuviese el cuerpo de una actriz porno.

Cuando cumplió 20 años, en 2013, bajó hasta los 42 kilos dejando de comer y realizando ejercicio en exceso. Sarah no exagera cuando se refiere al ejercicio como una “tortura”. Debido a esto ingresó en el hospital hasta que recuperó unos cuantos kilos. 

Aunque se recuperó de la delgadez extrema y admite que ya no sufre anorexia, esto le ha dejado secuelas: “Tengo dolor en el pecho, problemas de estómago y lucho para sentarme en una silla”. 

Tres años después y con un peso saludable aconseja a las mujeres que “se rodeen de gente que les acepten tal y como son”