Compartir

“Los procesados se animaban y jaleaban entre sí” a la hora de violar a la joven. Esa es una de las múltiples conclusiones a las que ha llegado el titular del juzgado de instrucción número 4 de Pamplona que ha decidido que hay “pruebas suficientes” para procesar a los cinco encarcelados por el robo con violación de una joven de Madrid durante los Sanfermines.

El magistrado, además, ha impuesto una fianza para los encausados de 500.000 euros debido a la ejecución de “unos hechos de extrema gravedad, ejecutados en grupo y de manera reiterada, con múltiples penetraciones”, sin ningún tipo de consentimiento por parte de la víctima.

Las grabaciones han permitido al juez evaluar de forma mucho más clarividente la actuación de los cinco jóvenes. Todo comenzó cuando uno de ellos empezó a conversar con la afectada, a la que acompañaron hacia su coche donde tenía intención de dormir. De camino, aprovechando un portal abierto, entraron dentro con la joven, a la que  agarraron “por las muñecas y la obligaron a entrar, rodeándola, y forzándola sexualmente. Uno de ellos, “grababa además con su móvil” los hechos y con el consentimiento de los demás.

Para el juez, las declaraciones de la víctima son “consistentes y coherentes desde su relato inicial, salvo algunos errores propios de “los nervios” y “la situación”, como ubicación y trayectos o incluso el número de agresores.