Compartir

La fiebre por Pokémon Go está dejando historias que quitan el hipo. Después de haber visto como algunos lunáticos pintaban a sus perros como Pikachu o incluso abandonaban a sus hijos para poder jugar tranquilamente y capturar criaturas salvajes en la realidad aumentada, el diario 'Los Ángeles Times' ha publicado la trágica muerte de un joven estadounidense de 20 años mientras jugaba a Pokémon Go en un parque acuático de San Francisco.

La información relata que el joven recibió un impacto de bala desde una colina cercana al parque acuático de Tombstones, en el estado de California cuando estaba mirando la pantalla de su teléfono. En estos momentos, la Policía está investigando lo ocurrido para saber qué es lo que pudo pasar en las instalaciones, además de revisar las cámaras de seguridad para intentar recabar pistas sobre el autor del disparo.

Un amigo que estaba con él en el momento del tiroteo asegura que se desplomó al instante, algo que provocó momentos de caos en el parque acuático.

Calvin Riley, el nombre del joven asesinado, acababa de graduarse y mostraba en sus distintas cuentas en las redes sociales su afición por Pokémon Go. Por el momento, eso sí, es pronto para saber qué es lo que realmente ocurrió…