Quantcast

Una broma de unos turistas provoca una estampida en Patja d'Aro

Pavor. Gritos. Carreras. Gente escondida bajo las mesas de los restaurantes y en el rincón más recóndito de sus habitaciones de hotel. Éstos han sido los inesperados resultados de una broma, una performance organizada por un grupo de turistas alemanes que ahora tendrán que responder ante la justicia.

Para la perfomance habían convocado a un multitud en la playa. Se trataba de emular la reacción de las masas ante la llegada de un famoso. Figuraba una persecución. Sin embargo, en plena paranoia por la oleada de atentados en Europa, la algarabía asustó al resto de los turistas y los vecinos presentes, y los palos de selfie fueron confundidos con armas. Algunas fuentes aseguran que además llevaban armas de juguete.

La escena desencadenó una estampida en la que centenares de personas echaron a correr y a gritar por la localidad. Mientras otros repetían que estaban disparando en el centro.

Hasta que se confirmó y se difundió que era una falsa alarma se vivieron auténticas escenas de pánico. El 112 se colapsó atendiendo a decenas de personas aterradas. Y dos personas con problemas coronarios tuvieron que ser ingresadas por problemas de ansiedad.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a los organizadores del acto, cinco monitores que han pasado la noche en sus dependencias. El Ayuntamiento de Platja d'Aro ya anunció anoche que se personaría en la investigación y como acusación. En los tiempos que corren, con la constancia de presencia yihadista en Catalunya, y el antecedente reciente del Paseo Marítimo de Niza, consideran que por más que se trate de una broma las consecuencias exigen reclamar responsabilidades.

Comentarios de Facebook