Compartir

La Ertzaintza ha procedido a la detención de un hombre que llegó a una comisaría de Vitoria confesando que había asesinado y descuartizado a una mujer de 60 años. Según aseguran las primeras investigaciones, el individuo lanzó los restos de la fallecida al río Zadorra, que cruza la ciudad.

Según apunta la Policía vasca, que inició inmediatamente una investigación para aclarar lo ocurrido, la relación entre el presunto asesino y la fallecida era de amistad pero no tenían ningún vínculo sentimental. El detenido tenía antecedentes por tráfico de drogas y problemas sociales.

Las labores de búsqueda en las aguas del río Zadorra, un río no muy profundo, se han intensificado con el operativo iniciado por varios buzos. A su vez, la Ertzaintza se presentó en la casa del presunto homicida en el Casco Viejo de Vitoria, donde hallaron restos de sangre de la fallecida.