Compartir

Una de las cajas negras desaparecidas del avión de Egyptair que se estrelló en el Mediterráneo con 66 personas a bordo el pasado 19 de mayo ha sido localizada por un barco especial. También se han hallado restos del fuselaje, según confirmas varias agencias y medios egipcios.

Las autoridades pondrán en marcha un plan para recuperar la caja y los restos del fondo del mar que dará la información sobre qué es lo que pudo ocurrir dentro del aparato. De momento, la comisión de investigación confirmó que el accidente había sido provocado por una explosión en el interior. Aunque no se descarta la posibilidad de que estallase una bomba, no parece probable porque ningún grupo terrorista lo ha reivindicado y todo apunta a que se trataría de un fallo técnico.

El aparato era un Airbus A320 y cayó al agua cuando cubría la ruta París- El Cairo, cobrándose la vida de 66 personas a bordo.