Compartir

Una menor de edad de 13 años se ha convertido en una víctima de una violación colectiva en Argentina que está dando la vuelta al mundo, provocando el rechazo y la indignación de la gente. El terrible suceso ha conmocionado a todo el país al tratarse de una niña que estaba hospitalizada en coma tras haber sido atropellada cuando intentaba huir de una fiesta en la ciudad de Tandil, según informa el diario 'Clarín'.

“¡Me violaron todos, no quiero vivir más!”, gritó la joven al despertarse en el hospital aún en estado de shock. La niña presentaba lesiones genitales, sangrado anal y vaginal, pero todavía el caso no está siendo investigado como “abuso sexual”, a pesar de que han sido los propios médicos quienes han presentado la denuncia porque las lesiones eran “compatibles” con la violación.

Uno de los jóvenes que estaban en la fiesta ha reconocido haber mantenido relaciones con la menor, pero señalando que fueron “consentidas” y que “cuando nos fuimos sólo quedaban ella, el que pasaba música y ocho o diez muchachos”. Las autoridades creen la versión de este chico, lo que ha despertado la ira de los familiares de la joven que aseguran que hay indicios suficientes para probar que hubo abuso sexual. “En la historia clínica consta que la menor presentaba himen edematizado, excoriaciones y sangrado anal y vaginal”, aseguraron a un diario argentino y uno de sus abogados señaló que “tenía arañazos en los muslos, abdomen y pecho”.

La menor estuvo a punto de morir atropellada cuando intentaba huir del local de la fiesta hasta su casa y se sospecha que pudieron ser las mismas personas que la violaron. La joven acudió al local, que fue inspeccionado cuatro días después de presentar la denuncia, porque le invitó el chico que ha admitido haber tenido sexo con ella aquella noche. Las redes sociales están protestando y convocando manifestaciones para que se investigue la violación colectiva a esta niña de 13 años.