Compartir

Unos jóvenes grabaron con su teléfono móvil todo lo que estaba sucediendo en el interior del coche con el que competían en una peligrosa carrera de coches, sin saber que, en realidad, iban a inmortalizar su muerte. Sucedió en Periférico Norte, una ciudad mexicana en la que participaban ellos junto a otros dos coches. 

Mientras uno de los chicos estaba en el asiento de atrás grabándolo todo con su teléfono móvil, el piloto y el copiloto iban a una velocidad muy peligrosa, animándose entre ellos y como locos por correr más. Pero, en tan solo un segundo el vídeo pasa a fundido en negro tras perder el control del vehículo y tener el mortal accidente.

Las imágenes son totalmente desgarradoras, ya que la cámara no deja de grabar el sonido que hay en el interior y el exterior de la carretera. Se escucha todo, los gritos, los lamentos, el ruido de los cristales, e incluso el momento en el que llegan los servicios de emergencias.

El conductor y el copiloto, de 24 y 26 años, fallecieron en el acto, mientras que el que los acompañaba grabando, de solo 18 años, quedó gravemente herido.