Compartir

Marisel Vidaurreta, la madre del pequeño contó a la prensa local que todo comenzó cuando Francisco, su bebé, mostró cambios en su comportamiento. Hacía un mes habían contratado una nueva niñera, una mujer de 41 años y desde hace 15 días el bebé lloraba constantemente y se tapaba la cara a la hora de comer. “La idea de poner cámaras estaba pautada desde que la última niñera se fue de casa. La duda mayor surgió hace 15 días que vimos actitudes raras: Francisco no quería comer, no quería estar en su sillita y a la noche no quería dormirse. Lo que más me sorprendió fue el gesto constante de taparse la cara a la hora de comer”, relató Marisel.

A medida que los padres pensaban en la posibilidad de que la niñera podría ser la causa del malestar de su hijo, días atrás notaron cambios también en su pequeña perra. “Las últimas dos veces que la niñera fue, la perrita se hizo pis y se escondió en un rincón. En Francisco no notaba temor, sí mucho apego cuando yo me iba a trabajar, y antes eso no era habitual”, agregó.

El matrimonio decidió colocar el domingo tres cámaras de seguridad en el salón, la cocina y la habitación del bebé y fue así como pudieron descubrir las violentas actitudes. “Ayer yo estaba trabajando y mi hijo de 12 años me llama y me pide que mire tal minuto. Santino estaba en su cama mirando las cámaras de seguridad y vio el momento exacto en el que ella golpea a Francisco con una cuchara en la cara”.

En el vídeo puede verse cómo la mujer lo golpea con la cuchara y luego lo obliga a comer yogurt forzándolo con el cubierto mientras el niño se niega escondiendo su cara.