Compartir

Nasir Abbasi, un tío de la víctima, ha afirmado que la familia acudió a un evento y que la víctima se quedó sola en casa, tras lo que un grupo de cinco hombres “irrumpió en la casa y la agredió”. Después, le prendieron fuego y la dejaron tirada en los alrededores.

Según las informaciones del diario paquistaní 'Dawn', el hospital de Murree no aceptó el ingreso de la joven afirmando que no contaba con unidad de quemados, por lo que tuvo que ser trasladada a la capital, Islamabad, ubicada a escasos kilómetros.

Fuentes médicas han afirmado que la joven ha sufrido quemaduras en el 85 por ciento de su cuerpo y su estado es muy grave.

Abbasi ha lamentado que, pese a que la familia se dirigió a la Policía para presentar una denuncia, por el momento no ha sido aceptada. Por el momento no se ha esclarecido quiénes fueron los responsables de la agresión.