Compartir

El partido que se disputaba en el estadio Old Trafford y que enfrentaba al Manchester United y al Bournemouth, correspondiente a la trigésimo octava y última jornada de la Premier League, ha sido suspendido. 

La “presencia de un paquete sospechoso” en la esquina noroeste del recinto obligó a la policía británica al desalojar el estadio.

Según informaba el propio club mancuniano a través de su cuenta de Twitter, “la Policía está realizando una inspección”, a la vez que los agentes daban la orden de evitar las inmediaciones “si es posible”

Seguidamente, la megafonía del estadio ha comunicado la decisión de suspender el partido, A causa del descubrimiento del paquete, el partido ha sido suspendido, por consejo de la Policía“, explica la notificación. 

Una hora y media después del anuncio del desalojo, la Policía de Manchester informó de que el artefacto había sido anulado mediante una explosión controlada en el estadio.