Compartir

La Policía británica ha desvelado ahora que Maddie pudo ser secuestada por una banda de ladrones que operaba en la zona el verano en el que la familia se hospedó en Praia da Luz.

Las sospechas se centran ahora en el hombre que conducía el autobús turístico para el complejo Mark Warner, que trabajaba junto con otros tres hombres, también relacionado con el complejo de los huéspedes.

Tras examinar las llamadas entre los móviles de todos ellos la Policía británica ha adelantado la hipótesis de que pudieran secuestrar a la pequeña tras un robo frustrado en su casa de veraneo. Los agentes quieren interrogar ahora a estos hombre con más detenimiento. Según el diario británico The Sun la policía portuguesa no les está facilitando.

Al parecer estos hombres fueron ya interrogados en su día por la Policía portuguesa y admitieron haber realizado pequeños robos en los apartamentos, pero negaron cualquier relación con la desaparición de la pequeña Maddie.