Quantcast

El etarra Fermín Vila se niega a declarar y alude a una canción en euskera

Madrid, 25 abr (EFE).- El etarra Fermín Vila Michelena se ha negado hoy a declarar en el juicio por la colocación en 2001 de una bomba frente a una entidad bancaria que explosionó en la madrileña calle Goya, y en su defecto ha hecho alusión a una canción en euskera que la presidenta del tribunal ha impedido que se tradujera.

Nada más empezar la intérprete a traducir sus palabras en euskera: “como dice una canción en Euskal Herria…”, la presidenta del tribunal, Concepción Espejel, le ha pedido que lo dejara porque ese no era el objeto del juicio y el acusado ya se había acogido a su derecho a no declarar.

Pese a negarse a declarar y tras el rechazo a que se tradujeran sus palabras, Vila Michelena ha seguido interrumpiendo varias veces en euskera al fiscal, que pide para él 316 años de cárcel por este atentado, por lo que Espejel ha vuelto a intervenir para recordarle que ya había dicho que no iba a prestar declaración y le ha advertido de que tendría que tomar medidas si seguía cortando los interrogatorios, y en ese momento el etarra ha dejado de hablar.

Vila Michelena, detenido en Belfast (Irlanda del Norte) en 2010 tras nueve años huido, ha sido juzgado por otros dos atentados cuando integraba el comando Madrid o “Buru-Hauste” y en ambas ocasiones reconoció su pertenencia a la banda terrorista e incluso que estaba orgulloso de ello.

Tras dejar constancia el fiscal y la abogada de una de las víctimas del atentado (hubo 14 heridos) de sus preguntas, ha sido llamado a declarar como testigo Aitor García Aliaga, ya condenado como uno de los integrante del comando Buru-Hauste y que supuestamente integraba con el acusado, entre otros.

Según el atestado policial, García Aliaga llegó a reconocer fotográficamente a García Aliaga como miembro de ese comando que operaba en Madrid y aseguró que su nombre orgánico era “Pedro”.

Sin embargo, al prestar testimonio ha negado en todo momento haber declarado nada ante la Policía y que no sabía lo que había podido llegar a firmar en los cinco días que estuvo detenido.

En cuanto a los hechos ha insistido en que no recordaba lo que pasó dado que el atentado en cuestión es de “hace 15 o 16 años” y sobre su condena por integrar el comando Buru-Hauste, ha matizado que una cosa es que se le condene y otra que realmente formara parte de ese grupo terrorista.

Por ello, el fiscal ha pedido que se diera lectura a la declaración policial que prestó y a través de la cual se ha podido comprobar que ofreció detalles de las acciones cometidas y planeadas por este comando.

Lo mismo ha sucedido con la declaración como testigo de la etarra Ana Belén Egües, también condenada por estos hechos y que al igual que García Aliaga ha insistido en que no recordaba nada, por lo que también se ha procedido a leer su declaración, que también ha resultado plagada de detalles sobre las actividades del Buru-Hauste.

Según las conclusiones provisionales del fiscal Marcelo Azcárraga, Vila Michelena, junto con Ana Belén Egües, poseían en mayo de 2001 entre 60 y 70 kilos de explosivo que decidieron explosionar en la vía pública.

El 11 de mayo, sobre las 23.45 horas, los terroristas trasladaron un coche bomba, que previamente habían sustraído, hasta la calle de Goya, frente a las puertas de una sucursal del BBVA, y tras dejarlo aparcado salieron huyendo antes de la explosión.

La explosión provocó la destrucción del vehículo utilizado en el atentado y diversas lesiones a catorce personas que transitaban a esa hora por la zona, así como numerosos desperfectos en gran cantidad de inmuebles y locales colindantes.

El juicio seguirá mañana con la declaración de testigos del atentado y con las conclusiones definitivas de las acusaciones y la defensa.EFE

na/jlg

Comentarios de Facebook