Compartir

Quito, 16 abr (EFE).- Al menos 28 personas murieron hoy en Ecuador como consecuencia del terremoto ocurrido en el país, de magnitud 7,6 grados en la escala de Richter, según el Gobierno, que decretó el Estado de Excepción, y de 7,8 según el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Del total de víctimas, 16 personas fallecieron en la ciudad de Portoviejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los informes preliminares, indicó el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas.

El segundo mandatario dijo que no se ha declarado alerta de tsunami, pero sí una “alerta de movilización” preventiva para que los ciudadanos se alejen de la costa y se refugien en zonas elevadas en las provincias de Santa Elena, Manabí y Esmeraldas.

La decisión de decretar el Estado de Excepción se adoptó para garantizar el orden, de modo que se pueda movilizar la fuerza pública para la seguridad de los ciudadanos y los bienes, dijo.

Glas indicó, por otro lado, que se ha declarado en situación de emergencia a las provincias de Santa Elena, Manabí, Esmeraldas, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos.

Explicó que en zonas de algunas ciudades no hay suministro eléctrico, por lo que se trabaja en su restablecimiento paulatino y que en algunos centros de detención, que no precisó, se han detectado problemas en la infraestructura, por lo que “están siendo atendidos debidamente por la fuerza pública”.

La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas han sido movilizadas “para precautelar (cuidar) el orden público”, agregó, y dijo que se han activado fondos contingentes ante lo ocurrido.

El vicepresidente hizo un llamado a la calma de los ciudadanos y dijo que es el momento de mantener la “unidad” y la “máxima cautela”. EFE