Inicio sucesos

Gobierno mexicano propugna «debilitar los mercados ilegales» de drogas

Compartir

México, 6 abr (EFE).- El secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio, declaró hoy que al hablar de posibles esquemas de regulación de la marihuana y sus implicaciones económicas el objetivo debe ser «debilitar los mercados ilegales», al esbozar un próximo giro en la política de México sobre las drogas.

Al clausurar al Quinto Foro sobre el Uso de la Marihuana «Economía y Regulación», que se celebró en el Palacio de Minería en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Osorio destacó que el debate promovido por el presidente Enrique Peña Nieto ha sido «amplio y participativo».

En este ejercicio «inédito» participaron académicos, funcionarios y especialista nacionales e internacionales, quienes analizaron el tema con «claridad y precisión», indicó.

«México se encuentra en un momento de definición que significa también una gran oportunidad: decidir como país cuál es el camino que debemos seguir respecto al uso de marihuana», expuso.

Añadió que se trata de un «tema complejo que debe abordarse con responsabilidad, altura de miras y visión de largo plazo».

El funcionario refirió que en los cinco foros se reflexionó sobre la importancia de privilegiar la salud pública y la prevención, se consideraron los aspectos terapéuticos, se distinguió entre uso y abuso y se propició la reducción de daños.

«La violencia que se genera en torno a la marihuana tiene que ver más con la producción y el tráfico, dirigido a países de alta demanda, que con el consumo individual en México», sostuvo.

Reconoció que no se pueden ignorar los altos costos sociales que se derivan de la acción penal contra los consumidores, y dijo que al hablar de posibles esquemas de regulación y sus implicaciones económicas «el objetivo no puede ser generar una industria lucrativa sino debilitar los mercados ilegales».

Osorio explicó que el tema del uso de la marihuana «tiene múltiples aristas y exige definir con absoluta precisión cuál es el problema y cuáles las alternativas de solución».

Dijo que en México «las decisiones importantes no se deben postergar ni se deben de tomar al vapor; se deben de tomar en unidad», y agregó que las conclusiones de los foros, junto con las que presentará el Congreso, apenas son un punto de partida.

Relató que el presidente Peña Nieto ha estado atento a cada uno de los debates y en los próximos días, con las conclusiones de los foros, «habrá de definir una postura oficial desde el Gobierno».

El mandatario llevará esa posición a la sesión extraordinaria de la Organización de las Naciones Unidas sobre drogas, que tendrá lugar del 19 al 21 de abril en Nueva York, dijo Osorio, y añadió que países tanto de América Latina como de otras regiones están esperando la definición mexicana.

En su oportunidad, el secretario de Salud, José Narro, contó que en materia de salud los foros identificaron tres temas fundamentales del debate.

El primero se refiere a la investigación clínica y registro de medicamentos que contengan compuestos derivados de la marihuana, el segundo al acceso a medicamentos y productos que contengan tales compuestos, y el tercero a la estrategia de comunicación y prevención respecto al uso de marihuana para usos médicos o lúdicos.

A su vez, el presidente de la mesa directiva del Senado, Roberto Gil, señaló que en los últimos años la conversación publica sobre las drogas se ha centrado en la política de contención a la oferta e inhibición de la demanda, pero se hablado poco sobre su eficacia y rentabilidad social.

Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados, señaló por su parte que todos los debates en los foros y las conclusiones apuntan a que debe existir una nueva política sobre el uso de las drogas en México.

Los foros de debate promovidos por el Gobierno sobre el uso de la Cannabis se realizaron en Cancún, Ciudad Juárez, Saltillo, Guadalajara y este día, el último, en la Ciudad de México.

El primer foro estuvo dedicado a la salud pública y la prevención, mientras en el segundo se abordó la perspectiva ética y de derechos humanos.

El siguiente estuvo centrado en los aspectos económicos y de regulación, el cuarto tocó el tema de la seguridad ciudadana, mientras el quinto abordó en su conjunto los temas debatidos en los cuatro foros previos. EFE

jmrg/msc