Compartir

Tras darse a la fuga, este individuo en su huida colisionó con otro automóvil, y cuando por fin las autoridades consiguen frenar su escapada, el ya detenido se resiste con fuerza y violencia a ser detenido. Se trata de un joven de 27 años que acaba de cumplir una condena de 7 años en prisión.

Las imágenes de este vídeo muestran como hasta cinco agentes fueron necesarios para detener el vehículo y hacerle salir. El joven fue arrestado y llevado a comisaría por conducción temeraria. Además conducía sin carnet. Pero lo peor de todo es que no viajaba solo. En el coche también iba un niño, de entre cuatro y cinco años, además de otros adulto. Ambos pasaron, seguramente el peor rato de su vidas.