Compartir

Tasha Shontell metió a su hija en horno de su casa, causándole quemaduras de segundo y tercer grado aunque al parecer tras cometer esta barbaridad, acudió a la casa del vecino y tras confesar lo ocurrido pidió ayuda. Así las cosa, fue este hombre quien decidió avisar a la policía y los servicios de emergencia.

La niña fue trasladada al Texas Health Harris Methodist Hospital, donde fue atendida por quemaduras de segundo y tercer grado. La pequeña, que ha sobrevivido, se encuentra sedada pero estable, tal y como recoge ' Glen Rose Reporter'.

Tasha Shontel fue arrestada y se le ha acusado de herir a un menor con heridas de gravedad. Además, se le ha impuesto una fianza de 3.000.000 dólares. Los vecinos de la madre han confesado que Shontell tiene un largo historial delictivo por consumo de drogas. Es más, tienen otro hijo mayor, de siete años, cuya custodia ya le fue retirada por la justicia texana.