Compartir

Barcelona, 11 mar (EFE).- El Síndic de Greuges ha exigido hoy a las policías locales que dejen de usar las pistolas eléctricas hasta que el Parlament evalúe sus pros y contras y ha avisado de que sólo las aceptará si cumplen los requisitos de la ONU, que las prohíbe contra personas vulnerables y las desaconseja contra enfermos mentales.

En rueda de prensa, Ribó ha evitado concretar si avala o no el uso de pistolas eléctricas en Cataluña, aunque ha pedido a las 31 policías locales que disponen de esta arma -y que ya las han usado en ocho ocasiones- que no las usen mientras duran, hasta el verano, los trabajos del Parlament para evaluar su idoneidad, antes de que Interior decida si las incorpora en el arsenal de los Mossos d'Esquadra.

El Síndic ha advertido no obstante que tras este debate parlamentario únicamente aceptaría que se utilizaran las pistolas eléctricas en Cataluña si se cumplen los requisitos fijados por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas (ONU) y el Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, que prohíben utilizarlas contra personas vulnerables, como embarazadas, ancianos y enfermos del corazón y las desaconsejan contra enfermos mentales o personas que, por su estado de alienación, no puedan entender las órdenes policiales. EFE