Compartir

Bangkok, 8 mar (EFE).- Malasia y Australia rindieron homenaje a las víctimas del vuelo MH370 de Malaysia Airlines y expresaron su confianza en encontrar el avión desaparecido hace hoy dos años en el océano Índico con 239 personas a bordo.

El Parlamento malasio dedicó un minuto de silencio por las víctimas del Boeing 777, en cuya búsqueda participan cuatro embarcaciones en una operación liderada por Australia y en la que también participan Malasia y China.

“Se prevé que la presente operación concluya este año y mantenemos la esperanza de que encontraremos el MH370 en la zona bajo investigación”, afirmó hoy el primer ministro malasio, Najib Razak, según el diario “The Star”.

“La desaparición del MH370 no tiene precedentes y su búsqueda ha sido uno de los mayores desafíos de la historia de la aviación. En una de las zonas más inhóspitas del mundo (…) el equipo de búsqueda ha trabajado sin descanso”, dijo Najib.

Según el mandatario malasio, la aparición el año pasado de un flaperón del ala del Boeing 777 en la isla francesa de Reunión, situada unos 900 kilómetros al este de Madagascar, prueba que el avión acabó en el océano Índico.

Las autoridades analizan otras dos supuestas piezas del avión halladas la semana pasada en Mozambique y Reunión para confirmar que pertenecen al MH370.

“Sabemos que ni el paso del tiempo ni esta prueba podrán consolar los que no pueden aliviar su luto”, señaló Najib.

El primer ministro malasio agradeció los esfuerzos del equipo de búsqueda e indicó que los tres países implicados se reunirán para decidir el siguiente paso si la actual operación no da resultados.

En un comunicado, el ministro de Transporte australiano, Darren Chester, expresó su solidaridad con los familiares de los ocupantes del avión malasio y se comprometió a finalizar la búsqueda, que de momento ha costado más de 130 millones de dólares.

“De cara a los 30.000 kilómetros cuadrados que faltan por rastrear en los próximos días y meses venideros, Australia, Malasia y China mantienen la esperanza de que se encontrará el avión”, acotó Chester.

El MH370 partió de Kuala Lumpur en la madrugada del 8 de marzo de 2014 con rumbo a Pekín y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar.

La investigación oficial cree que alguien apagó los sistemas de comunicación, luego el aparato viró y acabó por estrellarse, una vez agotado el combustible, en un remoto lugar del Índico.

A bordo viajaban 153 chinos, 50 malasios, 7 indonesios, 6 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 canadienses, 2 iraníes, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 1 holandés, 1 ruso y 1 taiwanés, entre pasajeros y tripulación.

La operación de búsqueda prevé culminar el próximo junio el rastreo del área de 120.000 kilómetros cuadrados en una zona del Índico donde se cree que se encuentran los restos del aparato.

Participa en el rastreo del avión un equipo multinacional de 140 personas apoyadas por cuatro embarcaciones equipadas con equipos de radar y sónar.

El área de búsqueda de los últimos 30.000 kilómetros cuadrados se encuentra unos 1.700 kilómetros al oeste de la costa australiana y con profundidades que alcanzan los 6 kilómetros.

Australia afirmó previamente que, si no encuentran ningún rastro del Boeing 777 antes de junio, “no habrá una expansión del área de búsqueda”.

Numerosos familiares de los desaparecidos se han querellado contra la aerolínea y el Gobierno de Malasia en las últimas semanas para pedir compensaciones, antes de que hoy venciera el plazo de dos años que prevé la legislación internacional del transporte aéreo comercial.

“Todavía esperamos que encuentren el avión. No podemos aceptar nada hasta que lo encuentren”, afirmó el malasio Zamani Zakaria, cuyo hijo y nuera viajaban en el MH370.

La Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI) anunció ayer nuevas normas para aumentar la frecuencia de las señales de rastreo y ampliar de 2 a 25 horas la grabación de las cajas negras de los aviones para mejorar la búsqueda de los aparatos siniestrados. EFE

grc-wat/amg/jac