Compartir

El pasado 19 de febrero, un avión de Air France tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto Charles de Gaulle de París. Según la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC), el culpable del incidente fue un dron que se coló en la pista en la que el avión debía aterrizar. Al parecer, no tenía permiso para volar.

Desde el DGAC aseguran que el Airbus A320, en el que viajaban más de 120 personas desde Barcelona, había iniciado el descenso para aterrizar, situándose a más de 1.600 metros de altura. Los datos del avión apuntan a que el dron pasó a solo cinco metros del ala izquierda de la aeronave, algo que consideran como un “incidente grave”-

El problema de estas situaciones es que las torres de control de los aeropuertos no son capaces de detectar objetos no identificados de tamaño reducido. Eso sí, para evitar problemas más adelante, la DGAC ha recordado que los drones no tienen autorización para volar espacios aéreos ni otros lugares sensibles para centrales nucleares.

La policía investiga quién es el responsable de este 'ataque' al aeropuerto parisino aunque por el momento no hay noticias sobre ello.