Compartir

Una joven de 19 años llamada Elizaveta Dubrovina ha asesinado brutalmente a su hermana Stefania, de 17.

Según ha publicado el diario The Mirror, fue un ataque de celos lo que le llevó a acabar con la vida de su hermana menor. ¿El motivo? Sentía celos de su belleza y de su éxito como modelo.

Al parecer, Elizaveta estaba harta de ser siempre eclipsada por su hermana, por lo que la asesinó asestándole 140 puñaladas. Además, después de eso le arrancó los ojos de las cuencas, y también le mutiló las orejas.

Este terrible suceso tuvo lugar el pasado 23 de febrero en San Petesburgo, cuando Stefania fue a hacer una visita a un hombre a su casa, y poco después su hermana se unió a la cita. Al parecer, cuando el hombre salió de la casa para comprar más bebidas alcohólicas, la joven aprovechó para abalanzarse sobre su hermana con un cuchillo.

A pesar de que inicialmente la policía detuvo al hombre, de 42 años, como principal sospechoso, finalmente Elizaveta ha sido arrestada. Además, el juez ha decretado prisión provisional para la presunta asesina hasta que se celebre el juicio.