Compartir

Un grupo de amigos que alquilaron una casa alejada a las afueras de París, en la ciudad de Palaiseau, por la famosa web Airbnb se encontraron con algo muy desagradable y desafortunado. En un principio, comenzaron a organizar la fiesta de aquella noche, pero todo se torció cuando salieron al jardín y se encontraron un cadáver putrefacto

El cuerpo pertenecía al de una mujer y se encontraba en el jardín trasero de la casa, que justamente da a un bosque por detrás, con la cabeza contra el suelo y cubierto por ramas. No tenía ni identificación, ni zapatos, y tan solo llevaba un gran anillo en la mano, tal y como recoge Playground. 

Las autoridades están teniendo muy complicada su identificación, ya que el cadáver se encontró en un avanzado estado de descomposición, por lo que están a la espera de los resultados de la autopsia. 

De momento se desconoce qué pudo suceder allí y están interrogando a las personas que alquilaron la casa a los jóvenes a través de esta web de economía colaborativa.