Compartir

Al menos siete personas han muerto, entre ellas un niño de 8 años, durante un tiroteo en Michigan en la noche del sábado, en el condado de Kalamazoo. La policía ya ha detenido al presunto autor de los disparos, pero ignora los motivos que le llevaron a apretar el gatillo de forma indiscriminada. 

El detenido es un hombre de 45 años que se dio a la fuga dentro de un coche, donde se ha encontrado un arma que coincidiría con la de la masacre. Al parecer, disparó de forma aleatoria contra la gente que se encontraba a su paso en tres escenarios distintos; el aparcamiento de un complejo de apartamentos, donde mató a una mujer que iba acompañada de tres niños, un concesionario donde asesinó a otras dos, y cerca de un restaurante donde disparó a cuatro personas que iban en dos coches. 

Tres de los heridos, entre ellos un niño, permanecen en estado crítico, según la cadena CNN. “A simple vista parece que alguien se paseó conduciendo por el condado, localizando a gente a la que disparaba hasta matarla”, declaró el sheriff Matyas a la cadena estadounidense. “Es la peor de las pesadillas, tener a alguien conduciendo y matando de forma aleatoria a personas”, subrayó.