Compartir

Ocurrió en pleno partido. El agresor no pudo esperar al final del encuentro. Tras ser expulsado por propinarle un golpe a un rival, cogió un revólver que tenía en su mochila y le disparó al árbitro del encuentro, César Flores, de 48 años. “Todo pasó durante un partido de fútbol. No sé qué le habrá cobrado (pitado el colegiado), se fue enojado a buscar un arma y mató al árbitro”, explicaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió este domingo y las pericias determinaron que Flores recibió tres impactos de bala, uno en la cabeza, otro en el cuello y el restante en el pecho. El atacante, que continúa prófugo, también hirió de un disparo en el pecho a otro jugador, Walter Zárate, de 25 años, quien se encuentra internado en un hospital pero fuera de peligro.

Según el relato de fuentes de la causa, todo se produjo este domingo cerca de las 20. horas en una cancha de fútbol ubicada en la manzana “G” de Campo de la Ribera, asentamiento ubicado cerca de barrio Renacimiento, en la periferia nordeste de Córdoba (Argentina).