Compartir

Un actor italiano, Rafael Schumacher, ha quedado en coma después de ahorcarse en una escena en la que tenía que simular un suicidio en el teatro Lux, en Pisa, donde representaban la obra. Un médico recién graduado que acudió como espectador se dio cuenta de que lo que estaba ocurriendo no formaba parte de la interpretación y dio la voz de alarma, según publica el diario 'Mail Online'. 

A pesar de que se logró que el joven no muriera, no se pudo evitar que sufriera falta de oxígeno y ahora se encuentra en coma. El director de la obra explicó que consistía en que el actor interpretara un suicidio con un arma de fuego falsa, pero que él decidió cambiar de método y hacerlo ahorcándose. 

La investigación cree que la caja en la que debía apoyarse Schumacher se movió y no llevaba ningún arnés de seguridad. La soga debería haber sido de mentira, aunque no fue así. “Nadie, ni si quiera nosotros, entiende cómo sucedió”, ha explicado al diario antes citado el director de arte del teatro. 

Las autoridades que investigan el caso sospechan que el actor pudo quererse suicidar de forma real y aprovechar la escena, debido al reciente fallecimiento de su padre y una ruptura sentimental. La madre del joven dice que no dejó nota de suicidio y que “no tenía razón” para hacerlo.