Compartir

Melilla, 25 ene (EFE).- Un terremoto de 6,3 grados en la escala de Richter registrado durante la pasada madrugada en el mar de Alborán ha dejado más de una veintena de heridos de carácter leve, 11 familias desalojadas y daños materiales en Melilla, además de haberse sentido en Andalucía, donde no ha causado destrozos.

El terremoto, con epicentro a 62 kilómetros de la localidad marroquí de Alhucemas, ha sido el más intenso de los sentidos en España desde 2009, aunque no el más grave, y es el tercero que supera los seis grados de intensidad en Melilla después de los que se registraron en 1994 y en 2004.

Según ha informado el Instituto Nacional Geográfico, el seísmo se ha producido a las 05.22 horas en aguas cercanas a Alhucemas (Marruecos) a una profundidad de 10 kilómetros, después de otro movimiento telúrico de menor magnitud, 3,2 grados, a las 03.14 horas de la madrugada en la misma zona.

El terremoto se ha percibido con mayor intensidad en Melilla, donde los servicios de emergencias recibieron más de 200 llamadas en apenas una hora y media y se atendió hasta el mediodía a 26 personas por heridas menores -traumatismos, cortes y algunas lesiones leves como consecuencia de los temblores-, todas ellas dadas de alta.

La zona más afectada en la ciudad ha sido el barrio de la Victoria, donde se localiza el inmueble Estrella Polar, de seis plantas, en el que han tenido que intervenir los bomberos para analizar las grietas del edificio y donde una de las vecinas, Inés García, ha afirmado que “el piso parecía mantequilla”.

El seísmo, que provocó el cierre de los centros educativos por precaución, ha afectado también al normal funcionamiento de la Administración local de Melilla, debido a los daños que se han producido en el Palacio de la Asamblea, donde han aparecido grietas en el interior del edificio y las dos torretas que coronan la parte central de su fachada, una de las cuales casi con toda seguridad tendrá que ser derribada.

El subsecretario de Interior, Luis Aguilera, y el director general de Protección Civil, Juan Antonio Díaz Cruz, han viajado a Melilla para transmitir “un mensaje de tranquilidad” tras el seísmo, y han dicho que las autoridades están haciendo un seguimiento y todos los dispositivos están preparados ante posibles réplicas (se han producido más de una treintena, algunas con intensidad superior a los cuatro grados).

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha destacado el “susto importante” que han sufrido los melillenses y ha subrayado el “comportamiento ejemplar” de la población y la ausencia de daños personales importantes.

Según ha informado Imbroda, el Rey se ha puesto en contacto telefónico con él a primera hora de la tarde para interesarse por la situación de la ciudad autónoma y se ha puesto a disposición del Gobierno de Melilla para colaborar en todo lo que necesite.

También el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha mostrado dispuesto a aprobar propuestas en el próximo Consejo de Ministros si fuera necesario y ha transmitido a Imbroda su solidaridad con el pueblo melillense, al que ha ofrecido la ayuda del Ejecutivo “al completo”.

Además de Melilla y Ceuta, donde no ha habido daños, el seísmo se ha dejado sentir en la costa andaluza de Málaga y Granada, así como en Sevilla y Jaén, tras lo cual el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ha trasladado un mensaje de absoluta normalidad en la comunidad, donde se han producido más de 400 llamadas al servicio de emergencias solicitando información y consejos de cómo actuar.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, también ha destacado la normalidad en la zona tras el seísmo, al escribir en su cuenta de Twitter: “Normalidad en Andalucía tras el sobresalto por el terremoto. Los servicios públicos están alerta para cualquier necesidad”.

En el noreste de Marruecos un niño ha muerto al sufrir un ataque cardiaco tras sentir el seísmo y se han producido escenas de pánico, aunque no se han registrado grandes daños. EFE

erv/ja/agc