viernes, 25 septiembre 2020 16:28

Refugiados, terrorismo y Brexit, preocupaciones más urgentes en Unión Europea

Isabel Saco

Davos (Suiza), 21 ene (EFE).- La crisis de refugiados, la amenaza terrorista y la posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) fueron consideradas hoy por varios líderes europeos como las preocupaciones del bloque que requieren respuestas y soluciones más urgentes.

“Necesitamos actuar en el plazo de seis a ocho semanas para lidiar con la crisis de refugiados que puede empeorar cuando llegue la primavera, con más llegadas a Grecia”, declaró el primer ministro de Holanda y presidente de turno del Consejo de la UE, Mark Rutte.

Precisó que únicamente en las tres primeras semanas de enero llegaron a Europa 35.000 refugiados e inmigrantes, y anticipó que esa cifra puede ser cuatro veces mayor una vez que el invierno haya pasado en Europa.

A los que creen que la crisis de refugiados ha supuesto el fracaso del sistema Schengen, en el que se enmarca el principio de libre circulación, Rutte señaló que “antes de matar a Schengen hay que hacer funcionar el Acuerdo de Dublín”, que regula el procedimiento del asilo en Europa.

En una debate dedicado al futuro del continente, en el que también participaron dirigentes políticos de Francia y Alemania, el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, sostuvo que la muerte de refugiados en los mares Mediterráneo y Egeo es una “vergüenza” para Europa y pone en evidencia que los traficantes actúan sin restricciones.

“Requerimos un mecanismo para reubicar a los refugiados de Grecia hacia todos los países de la Unión Europa, poner fin al tráfico de personas y mostrar a los refugiados que hay alguna esperanza para ellos”, dijo el gobernante griego.

Preguntado si Alemania podría recibir otro millón de refugiados en 2016, como lo hizo el año pasado cuando acogió a 1,1 millones, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, respondió: “la pregunta de cuánto tiempo podemos soportar un flujo de esta magnitud, ni siquiera quiero contestarla… Todos están de acuerdo con que el flujo es muy elevado y que tenemos que revertir esta situación”.

El ministro alemán planteó que los países arrasados por los conflictos armados, en particular Siria, necesitarán una suerte de Plan Marshall, en referencia al diseñado por Estados Unidos tras la la Segunda Guerra Mundial para la reconstrucción de Europa.

“Necesitamos un Plan Marshall, invertir miles de millones de dólares en esas regiones para reducir la presión (de refugiados) sobre Europa… el problema es que Europa se mueve despacio”, lamentó.

Por su parte, el primer ministro de Francia, Manuel Valls, consideró que “el proyecto europeo puede morir muy pronto si no somos capaces de responder a los desafíos de seguridad y no nos dotamos de los medios para luchar contra el terrorismo”.

El jefe de Gobierno de Francia vaticinó que Europa convivirá varios años con la amenaza del terrorismo, incluso una generación entera, ya que los conflictos de los que se han nutrido las organizaciones terroristas -como los de Siria, Irak o Libia- no podrán resolverse en el corto plazo.

Los participantes en el debate se tornaron luego hacia la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea, lo que todos consideraron que sería muy negativo o incluso una tragedia tanto para ese país, como para el bloque comunitario.

“Es crucial que Reino Unido se quede, fuera de la Unión Europea estaría peor y no tendría la influencia que tiene hoy… Es extraño que tengamos que debatirlo en este momento en que tenemos tantos otros desafíos”, opinó Rutte.

“Habría sido un error mortal dejar partir a Grecia -en medio de la crisis económica- y en el periodo que vivimos la salida del Reino Unido sería un drama”, dijo Valls.

“Debemos hacer todo para que se quede, aunque no bajo cualquier condición porque no tendría sentido. Pero hay demandas que se pueden atender perfectamente y que tienen que ver con un mejor funcionamiento de Europa. Hay que encontrar un compromiso”, continuó.

Tsipras, por su parte, sostuvo que “no ha llegado el momento de hablar de abandonos de la Unión Europea” porque lo que se necesita es todo lo contrario, “más Europa”.

Para el ministro de Finanzas alemán, sería “una catástrofe” que Reino Unido saliera del bloque.

El Gobierno británico negociará el próximo mes con la Unión Europea la adopción de una serie de reformas por parte de esta última, sobre todo en materia de inmigración y competencia.

Si esto se acuerda, el primer ministro, David Cameron, ha prometido en Davos que hará campaña a favor de mantenerse en la UE, con vistas al referéndum que planea convocar a este respecto y que debería celebrarse este año. EFE

is/emm