Compartir

Barcelona, 21 ene (EFE).- Dos técnicos contratados por la Generalitat para la consulta del 9N han admitido hoy que instalaron la aplicación informática usada en la votación tras la suspensión del Tribunal Constitucional y han asegurado que ésta se confeccionó con callejeros, no con bases de datos personales públicas.

Según han informado fuentes judiciales, dos técnicos de la empresa T-Systems han declarado hoy como testigos, a propuesta de la Fiscalía, ante el magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJC) que investiga al expresidente de la Generalitat Artur Mas y a las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega por mantener la consulta del 9N tras la suspensión del Constitucional.

La Fiscalía pretendía aclarar si la empresa siguió adelante con los encargos relacionados con el 9N tras la suspensión, y si utilizó bases de datos personales públicas -registro de asegurados del Servicio Catalán de la Salud y del Registro de Población de Cataluña- para elaborar las aplicaciones informáticas usadas en la votación.

Los técnicos de T-Systems, empresa que creó las aplicaciones informáticas del 9N, han reconocido que apuraron al máximo los plazos de ejecución del encargo, de forma que éstas se instalaron en los ordenadores portátiles usados para la votación entre el 7 y 8 de noviembre pasados, días después de que el Constitucional suspendiera la consulta de independencia.

Asimismo, los testigos han negado que el programa informático que crearon para los ordenadores utilizados en la votación incluyera información de bases de datos públicas y han precisado que este fue confeccionado a partir de mapas callejeros de poblaciones. EFE