Compartir

México, 12 ene (EFE).- Con la previsible extradición de Joaquín “el Chapo” Guzmán lejos en el horizonte, el foco de la historia sobre la captura del capo mexicano y sus ramificaciones se ha centrado en los actores Kate del Castillo y Sean Penn, dándole el cariz de “una comedia”.

“Si tratamos de explicarlo en términos de cine se trata más o menos de una comedia en donde una pareja que pretende servir al mal termina sirviendo al bien”, declaró hoy en rueda de prensa el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa.

Del Castillo, actriz mexicana en cuyo currículum destaca su papel protagonista en la telenovela “La Reina del Sur” sobre una jefa del narcotráfico, gestionó una entrevista del galardonado actor estadounidense Sean Penn con Guzmán cuando éste estaba prófugo.

Los derechos del vídeo de la entrevista de Penn a Guzmán, que hoy fue difundido completo por la revista Rolling Stone y que fue grabado tras un encuentro entre los tres en la selva mexicana en octubre pasado, son propiedad de Kate del Castillo Productions.

La actriz estuvo en el epicentro de la polémica en 2012 por escribir una carta a Guzmán vía varios mensajes de Twitter en la que le pedía aprovechar su poder para ser “un héroe” y hacer el bien.

Según cuenta Penn en Rolling Stone, la misiva resultó una invitación para que Guzmán iniciara contactos con ella a través de sus abogados hasta concretar el encuentro.

El diario mexicano El Universal reveló el lunes que, según el expediente de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), al que tuvo acceso el rotativo, Del Castillo aceptó ser la productora de un filme sobre el Chapo.

El subsecretario Campa dijo que el Gobierno mexicano desconoce si hubo beneficio económico en la relación que entablaron Guzmán y Del Castillo para hacer realidad el encuentro con el actor estadounidense.

“Hay mucha información con la que no contamos en torno a si esta relación implicó algún tipo de beneficio económico para alguna de las partes, elemento que seguramente será muy importante en el análisis legal, no solamente en México sino también en Estados Unidos”, indicó.

Reconoció que desde la captura del Chapo el viernes pasado y la difusión un día después en Rolling Stone de la entrevista que le hizo Penn, se ha abierto “una discusión sobre la naturaleza psicológica de la relación, qué es lo que realmente pretendían el delincuente prófugo y los actores”.

“En lo que hay menos discusión es en torno a la naturaleza policiaca o en la consecuencia en términos de investigación de la relación”, pues al final “facilitó la captura”, agregó.

Campa dijo que se está analizando si Del Castillo deberá ser requerida por la justicia, pero no se puede asegurar porque “hay algunos elementos de información” con los que las autoridades mexicanas no cuentan “en este momento”.

Mientras, la periodista Verónica del Castillo dijo confiar “en la calidad moral” de su hermana Kate, indicó que en México “no es delito reunirse con un fugitivo”, y pidió a las autoridades que investiguen y “que todo se haga conforme a derecho”.

“Como periodista la envidio, se llevó la nota, la entrevista; como hermana la apoyo”, aseveró a una emisora local.

En la entrevista con Penn, que ha sido calificada de “suave” o “ingenua” por diversos medios de comunicación, el capo presume que suministra más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana “que nadie más en el mundo” y que tiene “una flota de submarinos, aviones, camiones y barcos”.

En tanto, el procedimiento para extraditar a Guzmán hacia Estados Unidos sigue su curso, después de ponerse las bases el fin de semana pasado al cumplirse las órdenes de detención con fines de extradición en su contra.

Ello ocurrió en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano, la prisión del central Estado de México en la que está recluido el Chapo desde que fue capturado después de que se fugara de ese mismo recinto el 11 de julio pasado.

Las órdenes parten de dos solicitudes que presentaron en el segundo semestre de 2015 un juzgado de California y otro de Texas por diversos delitos, entre ellos asociación delictiva, delincuencia organizada, narcotráfico, lavado de dinero y homicidio.

El director general de Procesos Internacionales de la PGR, José Manuel Merino, explicó a Efe que los amparos presentados por Guzmán contra su extradición “no detienen” el proceso y seguramente “van a sobreseerse”.

Sin embargo, una fuente oficial reconoció a Efe que el proceso puede durar de uno a seis años si la defensa del líder del cártel de Sinaloa es combativa e interpone recursos oportunamente. EFE

msc/pmc/fg